El síndrome de la boca ardiente es una condición crónica que causa sensación de ardor, picazón o dolor en la boca, lengua y paladar, sin una causa evidente. Y aunque puede ser frustrante y afectar a la calidad de vida, entender esta condición y sus opciones de tratamiento puede brindar mucho alivio. Por ello, en este artículo, exploramos este síndrome y te contamos cómo gestionarlo. 

¡Sigue leyendo! 

¿Qué es el síndrome de la boca ardiente?

Es una condición crónica caracterizada por sensaciones dolorosas de ardor, picazón o irritación en la boca, lengua, labios o paladar, sin que haya una causa aparente. A menudo se diferencia de otras condiciones bucales por su persistencia y la ausencia de signos visibles de inflamación o lesiones en la cavidad oral.

Causas y factores desencadenantes

Las causas pueden ser diversas y a menudo son difíciles de determinar. Se cree que factores como problemas de salud bucal, como la candidiasis oral o el reflujo ácido, medicamentos que afectan a la producción de saliva, el estrés emocional, cambios hormonales, alergias a ciertos alimentos o ingredientes dentales, y deficiencias nutricionales, pueden desencadenar esta condición.

Principales síntomas 

Los síntomas del síndrome de la boca ardiente pueden variar entre las personas, pero comúnmente incluyen una sensación de ardor persistente en la boca, lengua, labios o paladar, sensación de sequedad bucal, aumento de la sensibilidad al calor o alimentos picantes, y cambios en el sabor del gusto, como un sabor metálico o amargo.

Diagnóstico y evaluación

El diagnóstico se basa en una evaluación exhaustiva que incluye un examen físico de la cavidad oral, análisis de la historia clínica del paciente, descartando otras condiciones médicas y bucales que puedan causar síntomas similares, y posiblemente pruebas adicionales, como análisis de sangre o cultivos microbiológicos.

Tratamiento y gestión

El tratamiento se centra en aliviar los síntomas y abordar cualquier causa subyacente identificada. Así, las opciones de tratamiento pueden incluir cambios en el estilo de vida, como evitar alimentos picantes o ácidos, mantener una buena higiene bucal, utilizar enjuagues bucales con ingredientes suavizantes, y manejar el estrés. En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para aliviar el dolor o tratar condiciones subyacentes, como la candidiasis oral.


Como ves, el síndrome de la boca ardiente puede ser una condición frustrante, pero entender sus causas y opciones de tratamiento puede ayudar a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Si estás experimentando síntomas de esta condición, ¡contacta con nosotros y valoremos tu caso!