El bruxismo, la acción involuntaria de rechinar los dientes, no es exclusivo de los adultos. Por ello, en este artículo exploramos el bruxismo infantil, y te contamos cómo identificarlo mientras te presentamos algunas estrategias de prevención efectivas y opciones de tratamiento para garantizar la salud bucal de tus pequeños.

¡No te lo pierdas! 

Bruxismo infantil

Reconocer el bruxismo en la infancia es fundamental para abordar este hábito de rechinar o apretar los dientes a tiempo. Los padres deben estar alerta a señales como el desgaste inusual de los dientes, dolores de cabeza recurrentes, quejas de dolor en la mandíbula o cuello, y la presencia de sonidos de rechinamiento durante la noche.

La observación de estos síntomas permite una identificación temprana del bruxismo, facilitando así la intervención y previniendo posibles complicaciones dentales y de salud a largo plazo.

Causas comunes en la infancia

El bruxismo en la infancia puede tener diversas causas, y es importante entenderlas para abordar el problema de manera efectiva. Factores como el estrés, la ansiedad, la alineación irregular de los dientes, el desarrollo de los dientes y la mordida, así como problemas del sueño como la apnea, pueden contribuir al bruxismo en niños. 

Identificar la causa subyacente es esencial para implementar estrategias de tratamiento y prevención específicas y personalizadas.

Estrategias de prevención en el hogar

La prevención del bruxismo infantil comienza en casa con la adopción de hábitos y estrategias que promueven la salud dental. Establecer rutinas relajantes antes de acostarse, como la lectura o escuchar música suave, puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad que pueden desencadenar el bruxismo.

Además, crear un entorno propicio para el sueño, limitar la exposición a pantallas electrónicas antes de dormir y fomentar prácticas de higiene bucal adecuadas son pasos clave para prevenir el desarrollo y la persistencia del bruxismo en niños. 

Tratamientos y consulta odontológica

Ante la identificación del bruxismo en la infancia, es crucial buscar la orientación de un dentista. Los tratamientos pueden incluir el uso de protectores bucales personalizados para evitar el desgaste dental, así como la corrección de problemas de alineación oclusal si es necesario.

Además, la consulta odontológica proporciona la oportunidad de abordar las causas subyacentes y recibir orientación específica sobre estrategias de tratamiento y prevención. La colaboración entre padres y profesionales de la salud dental es esencial para garantizar un enfoque integral y exitoso en la gestión del bruxismo en la infancia. 


Como ves, el bruxismo infantil es tratable y manejable con la atención adecuada. En Clínica Dental Sánchez Arranz comprendemos la importancia de cuidar la salud bucal de tus hijos desde una edad temprana, ¡pide cita con nosotros y valoremos a tu peque!